Eclipse 27

Barcelona-Donosti, 2020. Una de las cosas que ocurrían con la pandemia y el consiguiente confinamiento (el del principio; el de todos en casa y la gente en el balcón con la lagrimilla, el sobreviviré y el pan casero) es que todos teníamos mucho más tiempo libre (o muerto). Nosotros lo aprovechamos intensamente para resucitar y dar lustre a nuestro añorado hijito frankenstein: ECLIPSE

Barcelona, 1993. Álex y yo nos conocimos por medio de nuestra profe de música, Nuria Olcina. Él tocaba la arpa (como Harpo Marx) pero sobre todo era guitarrista. Y tenía esa guitarra eléctrica azul marino que a mí, con 16 años, me parecía la guitarra más molona mundial. Nuria nos puso en contacto y enseguida conectamos. A partir de ahí ocurrió un big bang. Lento pero muy contagioso y duradero. A Álex siempre le parecían bien mis chorradas. Y luego él me proponía algo así como: “Vamos a tocar Bach, lo mezclaremos con una intro de arpa de boca distorsionada y lo haremos durar 27 minutos mientras cambiamos de tono cada 16 compases.” Y yo: Si, sí… ¡¡SÍ!! Feedback que se dice en inglés. En español: Nos realimentábamos el uno al otro de un modo un poco freak pero muy creativo.
Quedábamos también con muchos músicos por medio de la revista “Primera Mà” (más tarde “Segona Mà”) pero nuestra naturaleza algo extrañita era difícil de compartir. Al final se nos unió Luis Font a la batería, Marcos García, amigo mío del cole, a la voz y Ernest Schneider (hijo de nuestra profe Nuria) al violín. Grabamos una maqueta en un 8 pistas analógico en la tienda Adagio de la calle Muntaner (dónde también ensayábamos).

Barcelona, 2021. Muchas cosas han pasado entre 1993 y 2020. Básicamente, 27 años. De ahí el nombre actualizado (también para ser más fácil de localizar en Spotify y resto de canales interneteros). Álex vive en Donosti desde hace ya muchos años, y cada uno hemos seguido con la música en otros proyectos aunque Eclipse siempre ha estado en el recuerdo, como una inspiración. Pero nos quedó clavada la espina de no haber grabado mejor todo lo que teníamos en mente. Las prisas, la inexperiencia, la falta de medios.

Barcelona-Donosti, 2020. El tiempo muerto del encierro casero, las nuevas tecnologías, el vino confinado, y nuestra insaciable sed de Rock Prog Space Loquesea nos hicieron poner en un gran ON nuestras cabecitas y regrabar aquella maqueta. Esta vez ya era un señor disco, había que habñarle de usted, publicado en todas las plataformas y que podría ser escuchado por cualquiera. Desde aquí os invitamos a escucharnos. Varias escuchas, no es una música de asimilar a primera vista, pero estamos orgullosos de haberla creado y, ahora sí, satisfechos totalmente de como ha quedado grabada.

YOUTUBE:

SPOTIFY:

¡Nuevo disco!

A falta de las copias en CD ya está disponible el nuevo disco, “Icebergs, venid a mí”, nuestro tercer larga duración, en esta ocasión cuatro veces más largo de lo habitual. Es el disco de “las 40 canciones”. Un esfuerzo titánico: más de dos horas de música sin etiquetas (o con todas) creada y grabada durante los últimos cuatro años. 30 canciones propias y 10 versiones muy chamizadas (y adaptadas al castellano las que no lo eran originalmente) de Lou Reed, Golpes Bajos, Nick Cave, Screaming Trees, Gazebo, Pappo, Charly García o La Vaca Multicolor.
Producido con los propios medios disponibles, sin apoyo discográfico ni de ningún tipo de mecenazgo, solo nosotros tres (Paco Peñaranda a la guitarra, Juancar Muñoz al bajo y yo, Santiago Chamizo, a la voz y los teclados) y la ayuda de amigos como Rafa García, Xavier Martín, Carlos Ruf, Irene Figueras, Verónica Moreno, Raúl Luque, Carlos Santolobo, Andrés López, Javier de Haro, los hijos de Paco y todos los que participásteis con vuestras notas de voz geniales.
En la portada hemos vuelto a contar con el genial Antonio Chumillas (ilustrador y miembro de la mítica banda valenciana Doctor Divago).

La noticia de la futura creación de una réplica del Titánic nos dió la idea para el título y la portada. Y como un Titánic que resucita una y otra vez, aquí seguimos, disfrutando la aventura de tener una banda de Rock. Un abrazo!

https://chamizo.bandcamp.com/album/icebergs-venid-a-m-2019

(También disponible en las plataformas digitales como Spotify, Itunes, Amazon, etc)
portadaChamizo

Próxima actuación: Coctelería Slow Barcelona


21h Oni y los amantes del Circulo Bipolar

Esta banda formada por la compositora Oni Moreno y grandes músicos como Fernando Verón y Diego Gayol generan un nuevo concepto musical que fusiona el pop ambient electrónico en lengua española con la pulcritud British. En directo ofrecen un show intimista y emotivo, basado en la sutileza sonora, visual y armónica.

https://soundcloud.com/oni_y_los_amantes_del_circulo_bipolar

22:15 Chamizo

Una música que rueda con el combustible de un teclado capaz de
iluminar las grandes avenidas y caminar por los descampados más
desalmados. Canciones que se mueven con soltura en lo apacible del pop y en lo encarnizado del rock. Una música que atrapa y seduce sin remedio. Se diría que Santiago Chamizo no escribe sobre una partitura, sino sobre una telaraña.

Presentación del nuevo disco y de la nueva banda, formada por:
Santiago Chamizo (Voz y Teclado), Juan Carlos Muñoz (Bajo), Paco
Peñaranda (Guitarra) y Raul Luque (Batería)

Próximo concierto: Sábado 2 de diciembre en el Brujas Bar

BRUJAS BAR se complace en presentar a Chamizo y y su Chamiband:
“Una música que rueda con el combustible de un teclado capaz de
iluminar las grandes avenidas y caminar por los descampados más
desalmados. Canciones que se mueven con soltura en lo apacible del pop
y en lo encarnizado del rock. Una música que atrapa y seduce sin
remedio. Se diría que Santiago Chamizo no escribe sobre una partitura,
sino sobre una telaraña.
Presentación del nuevo disco y de la nueva banda, formada por:
Santiago Chamizo (Voz y Teclado), Juan Carlos Muñoz (Bajo), Paco
Peñaranda (Guitarra) y Raul Luque (Batería)”

23915656_1935161563405298_3502133565918580632_n

Próximo concierto: 10 de noviembre en Garcilaso

El próximo 10 de noviembre empezaremos a presentar las canciones del nuevo disco “Icebergs, venid a mí” y la nueva formación de la banda. Lo haremos en compañía de nuestro amigo, El Sobrino del Diablo (y una tercera banda por confirmar) en el Espai jove Garcilaso.
Al bajo seguiremos teniendo a Juan Carlos Muñoz, que ya actuó en los conciertos del Minifestival de Música Independent. Juancar, además de un maestro en la sobriedad con las notas bajas, es conocido por moverse como pez en el agua pilotando barcos con una sola mano.
A la guitarra, el secreto mejor guardado de Barcelona a las seis cuerdas: Paco Peñaranda Peraile. No se sabe apenas nada de su misteriosa vida fuera de los circuitos musicales. Es mejor no preguntar.
A la batería, un viejo conocido, gran músico y mejor catador de rusos blancos, Raúl Luque.
Y por último, a los coros, y desde Mendoza (Argentina), la chica contorsionista de la voz plateada y vestidos transformers, Veronica Moreno.
¿Qué puede salir mal? Os esperamos

¡Long live the Minifestival!

Sonando: “Seda y hierro” (Antonio Vega), “No tocarte” (Radio Futura), “Me estoy volviendo loco” (Azul y negro), “Pero a tu lado” (Los Secretos), “Bastidores” (Germán Coppini), “No quiero verte” (Orquesta Mondragón), “Milú” (Esclarecidos), “Esos ojos negros” (Duncan Dhu), “Como un pez” (Gabinete Caligari)
Hora de inicio: 1:01
Gasolina: Estrella Damm

A las 13:30 nos introducimos en el coche de Juancar (alias “Juanfran” o “el nuevo”). Y por segunda vez en la historia de Chamizo cargamos con dos teclados. En realidad, no pesan ni juntos lo que pesaba Nosferatu, sinte de los primeros años de la Chamiband.
Llegamos con pre-puntualidad (los tiempos cambian, el rock se hace millenial: ¡El ansia!). El Bar de la Capsa está lleno de abuelos pratenses jugando al dominó y fumando puros imaginarios (los tiempos, again). Miran de reojo (y poca fe) nuestros atuendos vanidosos y siguen a lo suyo. Los técnicos de sonido nos van dando instrucciones pacientemente, mientras vamos colocándonos. El sonido… suena! “¿Cuál tocamos?” “Lo que diga Juanfran”
Una vez probado que el sonido suena y el músico se coloca: comemos, bebemos, y los que no quieren comer ni beber… pues solo bailar.
Llega el momento institucional de la tarde, y uno de los fundadores del, siempre descubridor de gemas poco reconocidas (aún), Minifestival, Carlos Lafuente, me coloca en la solapa la insignia de oro y brillantes como miembro honorífico del club de minimúsicos chaperos.
Es nuestro turno y hacemos nuestro concierto. Lo habitual: Comanches bailongos, confetti mágico, pastillas bajo la lengua, gigantes de buen corazón, llaves de pianos antiguos desafinados, el sol de Bangkok y aplausos aunadores. La esperanza en la primera fila. En la parte de atrás, los amigos de toda la vida.
Y una vez terminado nuestro trabajo, nos dedicamos a disfrutar de el del resto de bandas. Felicidades a todos los que siguen ahí… creyendo! Y gracias especialmente a Xavi y Carles, qué no se cansen, les necesitamos!

17546861_10212516848137363_5681479002664037850_o (2)By Carlos Ruf