Crónicas Vampíricas: El Slow

Llegó, al fin, el estreno de El Conde Drácula y qué mejor lugar que en la coctelería Slow, con su oscuridad y sus lucecitas polaroids ochenteras que adornan pero no matan a un vampiro. Rodeados de nuestros amigos de ahora, de los de antes y de los de mucho antes (todos bien juntos pero no revueltos), tuvimos recuerdos para nuestra profesora guineana favorita, para la veinteañera Elisa que le hacía tirabuzones a Serge, para nuestros guitarristas favoritos que tanto hicieron por este proyecto musical, y para cualquiera que se atreva a dejarse querer por un vampiro. Hermes, desde su cabina Star Trek hizo sonar el sonido. También apareció nuestro querido Ruf y su armónica-croqueta iluminando nuestras últimas canciones del día con un toque blues y de lisergia garajera que tanto le/nos gusta. Mencionar el éxito del Photocall vampírico, que le dió un toque cool transilvano a la calle París y por el que pasamos todos a retratarnos en algún momento de la tarde-noche barcelonesa. Agradecimientos y abrazos a todas las personas. Volveremos!


Foto by Carlos Ruf

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s