Eclipse 27

Barcelona-Donosti, 2020. Una de las cosas que ocurría con la pandemia y el consiguiente confinamiento (el del principio; el de todos en casa y la gente en el balcón con el «sobreviviré») es que teníamos mucho más tiempo libre. Nosotros lo aprovechamos en un intensivo de varios meses para resucitar con todo detalle a nuestro experimento de juventud, nuestra iniciación a lo bestia en la tribu de los músicos chalaos y el sitio de nuestro recreo: ECLIPSE

Barcelona, 1993. Álex y yo nos conocimos por medio de nuestra profe de música, Nuria Olcina. Él tocaba la arpa (como Harpo Marx) pero sobre todo era guitarrista. Y tenía esa guitarra eléctrica azul marino que a mí, con 16 años, me parecía la guitarra más molona mundial. Nuria nos puso en contacto y enseguida conectamos. Lo pasábamos bien: A Álex siempre le parecían bien mis chorradas de adolescente con pretensiones. Y luego él me proponía algo así como: «Vamos a tocar Bach, lo mezclaremos con una intro de arpa de boca distorsionada y lo haremos durar 27 minutos mientras cambiamos de tono cada 16 compases.» Y yo: Si, sí… ¡¡SÍ!! Feedback en inglés. En español: Nos realimentábamos el uno al otro de un modo un poco freak pero muy creativo.
Quedábamos también con muchos músicos por medio de la revista «Primera Mà» (más tarde «Segona Mà») pero nuestra naturaleza algo extrañita era difícil de compartir. Al final se nos unió Luis Font a la batería, Marcos García, amigo mío del cole, a la voz y Ernest Schneider (hijo de nuestra profe Nuria) al violín. Grabamos una maqueta en un 8 pistas analógico en la tienda Adagio de la calle Muntaner (dónde también ensayábamos).

Barcelona, 2021. Muchas cosas han pasado entre 1993 y 2020. Básicamente 27 años. De ahí el nombre actualizado (también para ser más fácil de localizar en Spotify y resto de canales de la Red). Álex vive en Donosti desde hace ya muchos años, y cada uno hemos seguido con la música en otros proyectos aunque Eclipse siempre ha estado en el recuerdo, como una gran inspiración. Pero nos quedó clavada la espina de no haber grabado mejor todo lo que teníamos en mente. Las prisas, la inexperiencia, la falta de medios.

Barcelona-Donosti, 2020. El tiempo muerto del encierro casero, las nuevas tecnologías, el vino confinado, y nuestra insaciable sed de Rock Prog Space Loquesea nos hicieron poner en un gran ON nuestras cabecitas y regrabar aquella maqueta. Esta vez ya era un señor disco, había que habarle de usted: publicado en todas las plataformas y que puede ser escuchado por cualquiera en cualquier momento. Desde aquí os invitamos a hacerlo. Varias escuchas, no es una música de asimilar a primera vista, pero estamos orgullosos de haberla creado y, ahora sí, satisfechos totalmente de como ha quedado grabada.

YOUTUBE:

SPOTIFY: