Qué bien que se está (2009)

Ya hace unas semanas que está terminado el nuevo CD de Chamizo, que llevará por título “Qué bien que se está”. En estos momentos están masterizándolo. En cuanto lo tenga de vuelta colgaré alguna canción. : )

Anuncios

Video de 180 Chamis (No más cinicos. 2002)

Pues siguiendo con las Chami-Canciones, voy a pararme esta vez en una de las instrumentales. En casi todas las grabaciones he metido alguna, y esta en concreto apareció en “No más cínicos”, de 2002. En realidad es una versión y no estaba previsto que estuviera en este cd. Sucedió así porque cuando estaba grabándolo, Iñaki, amigo madrileño que tenía un programa de radio titulado “Metaluna”, me pidió (a mí y a otros músicos) que hiciera una versión de la que entonces era la sintonía de su programa. Se trataba de la canción “180 Am” del grupo Grandaddy. Lo que sonaba en el programa era la intro de esta canción, y a partir de ella hice esta versión. A diferencia de otras versiones, en vez de adaptar la melodía o el estilo de la canción (como suele ser habitual), lo que cambié fue la armonía. Y la verdad, es que fue muy interesante para mí ver como encajaba esa nueva armonía bajo esa misma melodía, y acabó gustándome bastante el resultado. Tanto que al final la incluí dentro de “No más cínicos” y la renombré como “180 Chamis”, refiriéndome a toda la gente que ha colaborado con Chamizo y que me ha ayudado de un modo u otro.
Ahora, E. Plasencia, un chami más, que lleva desde hace años colaborando conmigo y de quien siempre disfruto mucho sus creaciones, me ha hecho este video que me sirve para enseñar esta canción a quien no la conozca y dar otra oportunidad para  redescubrirla a quien la tenga olvidada.

PD: Recomiendo dejar cargar el video entero antes de pasarlo, vale la pena verlo del tirón.

Video de “Demonios en Mi”

Video creado por E. Plasencia para “Demonios en Mi”, versión de la canción del grupo Kyuss, “Demon Cleaner”, adaptada (bastante libremente) al castellano por Chamizo. El video está editado con imágenes de la película “Maniac” (1980. William Lustig).
La canción fue grabada en algún momento entre 2005 y 2006, y la incluí en la grabación semi-inédita “Nuevo, vivo y raro”.

“Tren” (El circo se va. 1998)

JESUS-SANTIJesús y Santi en el primer concierto de La Vaca Multicolor en 1995.
Foto: David Tutusaus

La primera grabación de Chamizo siempre ha causado en mí una sensación extraña. La recuerdo como algo que hice muy rápido  y con bastantes partes improvisadas. Era un un momento muy complicado para mí, y hacerla supuso una especie de isla de alivio en medio del océano caótico que atravesaba yo por aquel entonces. Quizás por eso, pocas veces la he reescuchado. Especialmente con las voces lo paso mal al oírlas de nuevo. Y a nivel anímico, a pesar de que fue divertido hacerla, me trae malos recuerdos. Pero creo que tenía algunas cosas interesantes y me gustaría enseñarla un poco, porque además muy poca gente llegó a poderla escuchar en su momento, debido a que apenas la di a conocer. No por desidia o porque no me gustara el resultado, sino simplemente porque no tenía esa necesidad o igual porque la había tenido mucho con grabaciones anteriores, y me había llevado muchos palos.

Esta canción, en concreto, fue la primera que se grabó y en ella participó Jesús Senra tocando la guitarra (fue la única colaboración que hubo en esa grabación). Acabábamos ambos de cerrar una etapa con La Vaca Multicolor y andábamos buscando nuevas formas de hacer la música que seguía pidiéndonos el cuerpo. Y en un principio íbamos a hacer toda la grabación juntos. Jesús había hecho ya arreglos de guitarra para unas cuantas canciones, y teníamos algunas ideas bastante extravagantes y divertidas (seguramente es el músico con el que me he sentido más compenetrado en todos estos años que llevo tocando en bandas). Pero ya por entonces él empezaba a disfrutar y a intensificar su tiempo con Sidonie, y poco a poco se fue enfriando la cosa. Aún así, llegó a grabar la guitarra de esta canción, y la verdad es que siempre me ha gustado mucho como quedó, especialmente toda esa parte final  tan sentida, en la que se puede apreciar ese espíritu auténtico y desgarrado que se mantuvo ya durante el resto de la cinta.
Algo que se nota en toda la canción es lo muy influenciados que estábamos los dos por la Velvet Underground. Pero también se puede apreciar ese toque noventero de la explosión del pseudo-estribillo, que le da un punto distinto; más salvaje y de su época.
Toda la grabación fue hecha en un cuatro pistas de cassette, y la calidad es la que es, pero por otro lado, la calidez analógica también es la que es y le da cierto encanto.

Una de las cosas que me hacen gracia recordar de esta canción, es que la guitarra la grabamos por un ampli de teclado que hacía un follón de mil demonios. Y toda la grabación está hecha en un piso, con vecinos y tal. Así que podéis imaginaros cómo debían horrorizarse ante tal contaminación acústica. ¡Y aún suerte tuvieron que tuvimos la decencia de no grabar por la noche!  🙂

Haciendo click en la flechita de la derecha también se puede bajar la canción.

¡Go Juande Go!

webR3By E. Plasencia

Ahora que los facebooks (me declaro públicamente fan de su uso moderado), myspaces (me declaro públicamente hastiado de su diseño y funcionamiento, aunque reconozco su papel revolucionador del mundillo musical en algunos sentidos), twitters y demás inventos postmodernos parecen adueñarse del mundo internetil, me parece un buen momento para recordar cuando era un vicioso sin control de los prehistóricos chats  de IRC, y en concreto de uno, el de #RNE (a la práctica era el chat de los oyentes de Radio 3). Allí podías conocer a gente de lo más variopinta y se daban todo tipo de situaciones creativas (también destructivas) llenas de humor absurdo, comunicación/incomunicación, sadismo o complicidad que suelen dar pie este tipo de encuentros anónimos en directo. También de allí salieron encuentros, ya en la realidad-no-virtual, y situaciones de lo más bizarras que hoy en día me cuesta creer, pero que ahí están en el recuerdo. Y colaboraciones con otros músicos y creadores de todo tipo. Y más…
También allí nació algo tan positivo como la página de los oyentes de radio 3, creada y mantenida en comunidad desinteresadamente, la cual tenía (y tiene) un apartado que consistía en el “sonido del día”, para el que un día me pidieron mi colaboración aprovechando que llegaban al número 100. Y mi sonido favorito de Radio 3 siempre fue el de Juan de Pablos y su extrañísimo y entrañabilísimo programa “Flor de Pasión”, que recientemente ha cumplido 30 años en antena (¡felicidades!). Y a él fue dedicado esta especie de retrato sonoro, o no sabría bien bien cómo llamar a este formato, que me pilló por sorpresa, y que algún día me gustaría seguir explorando.
Quiero desde aquí dar las gracias a toda la gente que conocí en #RNE por enriquecer mi vida de un modo u otro y darles ánimos a los que continúan llevando radiotres.org para seguir adelante con esa página que desde luego merecería mayor reconocimiento (sobretodo por parte de la propia Radio 3). Y a Juande, desear que siga siendo Juande, con sus ‘mmmh’ y sus ‘bueno’ y sus gustos tan estupendamente amorfos.

Silencio

cuantovacio
Lo que peor se nos da a los músicos suelen ser los silencios: Queremos tocar todo el tiempo. A veces no es una cuestión de querer sino de temer: ¡Si dejo de tocar, la canción desaparecerá! Pero no hay que despreciar la fuerza de la costumbre, ya que seguramente es la verdadera campeona.
Por eso la mayoría de bandas necesitan esa figura siempre tan polémica del productor, que como un maligno árbitro de fútbol pondrá ley y orden (injustamente, por supuesto) a ese caos engendrado en el local de ensayo.
Lo malo ocurre cuando el productor en cuestión es todavía más propenso que tú a llenar y llenar. Entonces ya la hemos cagao.

Niña revisitada (Nuevo, vivo y raro. 2005)

piano4
Una cosa que no me gusta del rock es una especie de norma oculta que parece haber y que casi nadie se atreve o le apetece infringir. No lo llamaría tampoco norma porque si algo no tiene el rock (o no debería tener) son normas. Pero tampoco sé como llamar al hecho de que nunca se grabe una nueva versión de una canción propia. No sabría bien bien cual es la razón. Porque si hay algo que ha arruinado canciones o discos enteros son ciertas producciones o limitaciones de tiempo y/o medios. Muchos músicos, por no decir casi todos, en entrevistas, cuando les preguntan por su nuevo disco, acaban echando pestes de aquel segundo disco y su producción, que todo lo arruinó. Y entonces yo me pregunto: ¿por qué no volvísteis a grabar aquellas canciones o algunas de ellas? Es como si sólo hubiese una oportunidad para dar con el resultado ideal. Cierto es que hay canciones que funcionan perfectamente tal como están y que sabes que si las vuelves a grabar flojearán por algún lado o dejarán de funcionar con casi total seguridad. Pero esas suelen ser una minoría claramente.

Niña (Versión Nº2. 2005):

I just believe in Lennon

onobandfoto: Beatlweb

Intuyo que cualquiera conoce “Imagine”, pero que pocos han profundizado demasiado en la carrera en solitario de Lennon. Supongo que algo así como: “un disco de un Beatle es como un disco de los Beatles, pero menos” se cruza por la mente de cualquiera. ¡Error!
Siempre creí que “el blanco” de los Beatles y “el banana” de la Velvet eran mis discos favoritos. Pero no me dí cuenta que por detrás llegaba lenta pero imparablemente este “Plastic Ono Band”, el primer disco de Lennon en solitario, que con los años se ha colocado en un lugar destacado de mi altar mental. Y aunque musicalmente sea tan increible como el 90 por ciento de lo que hizo Lennon, creo que la crudeza de las letras (y de la producción) es el aspecto de este disco que más me mueve por dentro. Pasó del “Soy la morsa” de los Beatles psicodélicos al “Soy John” con toda la naturalidad del mundo. Toda una declaración de su estado emocional en esos momentos de cambios importantes en su vida. Y supongo que ese realismo (realismo mágico, que diría Dani), esa crudeza, es un muro que a muchos les da pereza saltar, o no quieren directamente. Lo cual es muy respetable.

“father, you left me
but I never left you
I needed you
but you didn’t need me”

Imagino que tanta crudeza y sinceridad, sin envoltorio alguno, cuesta de digerir. Pero, al fin, si consigues entender que esa sencillez está llena de una clase de verdad que pocas veces te encontrarás  (parecida a las viejas letras de los primeros bluesman), entiendes que pocas cosas te llegarán más profundamente.
Y musicalmente es un disco al que cada vez le encuentro cosas nuevas, a pesar de ser un disco sencillo, vacío, de pocos arreglos. Además, la producción de Phil Spector es perfecta, llena de recursos que nunca antes (y pocas veces depués) se han usado, con unos vacíos que lo dicen todo. Siempre al servicio del mensaje emocional de las canciones, algo que a veces les cuesta de pillar a productores e instrumentistas, que suelen trabajar casi aislados del material original. En este caso, todos rayan la perfección. Las baterías de Ringo Starr tienen el pulso ideal, el bajo de Klaus Voormann, sencillo y oscuro, pero lleno de matices. Los pianos de John, que suenan tan mágicos como siempre. Y su voz, con la que no acababa de estar a gusto (como le pasa a muchos músicos), suena desgarrada y cálida a la vez.

Te echamos de menos, cada vez más.