Silencio

cuantovacio
Lo que peor se nos da a los músicos suelen ser los silencios: Queremos tocar todo el tiempo. A veces no es una cuestión de querer sino de temer: ¡Si dejo de tocar, la canción desaparecerá! Pero no hay que despreciar la fuerza de la costumbre, ya que seguramente es la verdadera campeona.
Por eso la mayoría de bandas necesitan esa figura siempre tan polémica del productor, que como un maligno árbitro de fútbol pondrá ley y orden (injustamente, por supuesto) a ese caos engendrado en el local de ensayo.
Lo malo ocurre cuando el productor en cuestión es todavía más propenso que tú a llenar y llenar. Entonces ya la hemos cagao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s