Video de 180 Chamis (No más cinicos. 2002)

Pues siguiendo con las Chami-Canciones, voy a pararme esta vez en una de las instrumentales. En casi todas las grabaciones he metido alguna, y esta en concreto apareció en “No más cínicos”, de 2002. En realidad es una versión y no estaba previsto que estuviera en este cd. Sucedió así porque cuando estaba grabándolo, Iñaki, amigo madrileño que tenía un programa de radio titulado “Metaluna”, me pidió (a mí y a otros músicos) que hiciera una versión de la que entonces era la sintonía de su programa. Se trataba de la canción “180 Am” del grupo Grandaddy. Lo que sonaba en el programa era la intro de esta canción, y a partir de ella hice esta versión. A diferencia de otras versiones, en vez de adaptar la melodía o el estilo de la canción (como suele ser habitual), lo que cambié fue la armonía. Y la verdad, es que fue muy interesante para mí ver como encajaba esa nueva armonía bajo esa misma melodía, y acabó gustándome bastante el resultado. Tanto que al final la incluí dentro de “No más cínicos” y la renombré como “180 Chamis”, refiriéndome a toda la gente que ha colaborado con Chamizo y que me ha ayudado de un modo u otro.
Ahora, E. Plasencia, un chami más, que lleva desde hace años colaborando conmigo y de quien siempre disfruto mucho sus creaciones, me ha hecho este video que me sirve para enseñar esta canción a quien no la conozca y dar otra oportunidad para  redescubrirla a quien la tenga olvidada.

PD: Recomiendo dejar cargar el video entero antes de pasarlo, vale la pena verlo del tirón.

Anuncios

Video de “Demonios en Mi”

Video creado por E. Plasencia para “Demonios en Mi”, versión de la canción del grupo Kyuss, “Demon Cleaner”, adaptada (bastante libremente) al castellano por Chamizo. El video está editado con imágenes de la película “Maniac” (1980. William Lustig).
La canción fue grabada en algún momento entre 2005 y 2006, y la incluí en la grabación semi-inédita “Nuevo, vivo y raro”.

“Tren” (El circo se va. 1998)

JESUS-SANTIJesús y Santi en el primer concierto de La Vaca Multicolor en 1995.
Foto: David Tutusaus

La primera grabación de Chamizo siempre ha causado en mí una sensación extraña. La recuerdo como algo que hice muy rápido  y con bastantes partes improvisadas. Era un un momento muy complicado para mí, y hacerla supuso una especie de isla de alivio en medio del océano caótico que atravesaba yo por aquel entonces. Quizás por eso, pocas veces la he reescuchado. Especialmente con las voces lo paso mal al oírlas de nuevo. Y a nivel anímico, a pesar de que fue divertido hacerla, me trae malos recuerdos. Pero creo que tenía algunas cosas interesantes y me gustaría enseñarla un poco, porque además muy poca gente llegó a poderla escuchar en su momento, debido a que apenas la di a conocer. No por desidia o porque no me gustara el resultado, sino simplemente porque no tenía esa necesidad o igual porque la había tenido mucho con grabaciones anteriores, y me había llevado muchos palos.

Esta canción, en concreto, fue la primera que se grabó y en ella participó Jesús Senra tocando la guitarra (fue la única colaboración que hubo en esa grabación). Acabábamos ambos de cerrar una etapa con La Vaca Multicolor y andábamos buscando nuevas formas de hacer la música que seguía pidiéndonos el cuerpo. Y en un principio íbamos a hacer toda la grabación juntos. Jesús había hecho ya arreglos de guitarra para unas cuantas canciones, y teníamos algunas ideas bastante extravagantes y divertidas (seguramente es el músico con el que me he sentido más compenetrado en todos estos años que llevo tocando en bandas). Pero ya por entonces él empezaba a disfrutar y a intensificar su tiempo con Sidonie, y poco a poco se fue enfriando la cosa. Aún así, llegó a grabar la guitarra de esta canción, y la verdad es que siempre me ha gustado mucho como quedó, especialmente toda esa parte final  tan sentida, en la que se puede apreciar ese espíritu auténtico y desgarrado que se mantuvo ya durante el resto de la cinta.
Algo que se nota en toda la canción es lo muy influenciados que estábamos los dos por la Velvet Underground. Pero también se puede apreciar ese toque noventero de la explosión del pseudo-estribillo, que le da un punto distinto; más salvaje y de su época.
Toda la grabación fue hecha en un cuatro pistas de cassette, y la calidad es la que es, pero por otro lado, la calidez analógica también es la que es y le da cierto encanto.

Una de las cosas que me hacen gracia recordar de esta canción, es que la guitarra la grabamos por un ampli de teclado que hacía un follón de mil demonios. Y toda la grabación está hecha en un piso, con vecinos y tal. Así que podéis imaginaros cómo debían horrorizarse ante tal contaminación acústica. ¡Y aún suerte tuvieron que tuvimos la decencia de no grabar por la noche!  🙂

Haciendo click en la flechita de la derecha también se puede bajar la canción.