La Machina Revisited

Anuncios

Grabando “Solo en Barcelona”

Grabando Solo en BarcelonarecLa séptima grabación de Chamizo se titulará “Solo en Barcelona” y estará compuesta de unas 10/12 canciones, de las que ya tenemos siete bastante avanzadas. Será la grabación más contundente (en cuanto a sonido y letras) de Chamizo y de momento estamos muy emocionados con el resultado. Las canciones y (su posible orden) serán estas:

1-Ante el espejo
2-Bajo la lengua
3-La llave de mi piano
4-Crimen y castigo
5-Hablas como un loco
6-Negro
7-Blues de los nombres
8-Nunca podrás olvidar
9-La parte rara
10-Ruina total 2013
11-Sola en Barcelona
12-Como si nunca hubiera existido (La Vaca Multicolor’s Instrumental Cover)

Lo que ocurrió en el City Hall

chamibandcityhallFoto by crisdejour

16.30h Mike pasa a buscarme con su citroen tiburón por la prospe y de camino cantamos canciones que aprendimos en los escolapios, para mantener a raya los nervios de la emoción. “Una sardina… UNA SARDINA!”

17.30h Llegamos al City Hall. Allí nos encontramos con Antonio Lázaro, la chispa del incendio (gracias!). Van llegando el resto de chamis, los Electric Onion (muy buen feeling con todos ellos! Nos queremos 🙂 ), también los Singletons, a quienes no conocíamos, pero ya empezamos a querer también. Todos muy majos. Es el camino, creo, unirnos contra viento y marea para conseguir sobrevivir con nuestra cultura del pub&roll, esa por la que ningún político se preocupará (ni falta que hace, ¡fuig fuig!)

18 y algo Empezamos las pruebas de sonido. Primero los últimos, la Chamiband. Segundos los segundos (los cebollas eléctricos) y los últimos, los primeros (los solterones). Los técnicos parecen enfadados. Yo estoy contento: Oigo mi voz!

19 y algo Una vez acabadas las pruebas de sonido, satisfechos, empezamos a invadir la terraza del bar de al lado. Y bebemos. Alguno baila, pero en general, bebemos. Con oficio, que conste, no con vicio. Y empiezan a llegar los que llegan antes de hora, esos que siempre te alegran el pre-concierto. “Venid, venid, pediros algo!”. Y alargamos un poco más la mesa mientras algunos músicos buscan la última pila de 9 voltios del universo.

20:30h Y llega el primer gran momento de la noche: ¡¡el pica pica ñan ñan!! No pude comer por un problema teclístico-filosófico, pero todo tenía una pinta estupenda. Y todos estaban ñan ñan sin parar.

21.15h Empieza el concierto de The Singletons. Con gran aceptación entre el respetable. Cortaron un par de orejas e hicieron nuevos fans. Así da gusto.

21 y algo “Que si nos puedes vender los CD’s en la barra… No? Y abrirnos la puerta del camerino que se ha quedado cerrada por dentro?”

22.15h The Electric Onion, grupo formado de las cenizas de uno de mis grupos favoritos de Barcelona: Mother Grace. Y que, lejos de rendirse ante las dificultades del paso del tiempo y la poca repercusión en un mundillo en el que el arte de saber moverse es tan o más importante que el arte que puedas tener para hacer música, siguen ahí luchando con su nuevo proyecto (y les felicitamos, a ellos y a todos los que siguen ahí creyéndoselo). Y aunque lleven poco tiempo con la formación completada ya empiezan a sonar muy bien! Suerte!

22 largas “Francis, la negra mucho mejor”. “Irene, esas rayas… que me las pintes, porfa.”

23.15h La Chamiband más numerosa en sus más de diez años de historia empieza un concierto, que en un primer momento parecía algo tenso y fallón, pero que acabó siendo uno de los más divertidos y placenteros que recuerdo. Seguro que cometimos errores, llevamos poco tiempo los cinco juntos, pero se está creando un feeling muy especial. Lo mejor está por llegar.

Os dejo un par de videos, con la primera y la última canción del concierto. Os esperamos en el próximo!


Cronológica Antic Teatre (29 de abril)

902834_10200604742493723_1798110938_oBy Irene Figueras

17h Llega la hora, el día, el mes y… Miguel nos recoge a Nosferatu Jr (7 kilitos) y a mí en la Prospe. No echo de menos a Nosferatu I (24 kilazos).

18h Llegamos al Antic Teatre, con su bar y su terracita con gatito (todo recomendable). Allí nos espera Irene y el teatro con eco infinito. La taquillera casi alemana nos lleva a nuestro lugar. Empezamos a montar y a sentirnos roadies-stars.

18 y pico Van llegando el técnico, Edu Izquierdo (encargado de abrir la noche con sus adaptaciones zanonianas) y Francis con sus tambores mágicos.

19h Empezamos las pruebas de sonido. Todo suena como si lo metieras en una lavadora gigante metálica, pero al final conseguimos domesticar un poco la fiera y más o menos nos vamos tranquilos a cenar o beber (o bailar).

20.40 Ya de vuelta al Teatre nos encontramos con la merecida estrella de la noche: Carlos Zanón. A él le debemos la actuación y a él se la dedicamos. Con él están los simpáticos y talentosos organizadores: Eduard Sanahuja y Jordi Virallonga. También a ellos les damos las gracias.

21 y pico Empieza el concierto de Edu Izquierdo con su guitarra. Sentimos no poder comentar su actuación. Estábamos en… Dónde coño estábamos? (sorry)

21 y pico más. Carlos Zanón en acción. Os dejamos una pequeña muestra. Solo añadir que Carlos es de los que tienen talento (lo que sea eso que te hace sentir cosas y entusiasmarte) de verdad. No es porque lo conozcamos o porque seamos amigos, o tengamos un pasado en común. Es un lujo disfrutarlo tan de cerca y se merece todo el éxito que tenga o tenga que tener y tendrá.

22h (más o menos). La Chamiband en acción. Empezamos con las habituales en nuestro repertorio: Carne Cruda, Insistes, La Machina, Psicogaraje de juguete y Et Moi et moi et moi (cantada por Irene). Continuamos con una versión de Alicia Golpea (grupo en el que coincidimos Zanón y yo en los 90), también cantada por Irene, “El hombre de polvo”. Y para terminar las cuatro del CD Chamizo & Zanón. Esperamos repetirlo pronto (estamos buscando sitio donde hacerlo). Os dejamos el video de la última canción del concierto con la letra (poema de Zanón) subtitulada.

Nuevo Chami!

Nuevo chami en la chamiband! Es nuevo, pero es un viejo amigo desde hace muuuuchos años: Rafa García, actual guitarrista de The Electric Onion (con quienes actuaremos dentro de poco), y ex-Mother Grace (uno de mis grupos favoritos de Barcelona). Por primera vez seremos cinco y dos guitarras! Vamos a sonar más cañeros que nunca! 🙂
Rafa02

Análisis filosófico de “La Machina”. Por Irene Figueras (Bajista de Chamizo).

Análisis filosófico de un material no filosófico

Este análisis se centra en el tema principal de la canción del grupo Chamizo que he escogido, titulada La Machina.

En primer lugar, la letra en primera persona nos indica que el narrador reflexiona sobre una situación personal que a priori se puede considerar un castigo, pero que le produce una sensación de felicidad extrema. También considera que este estado en el que se encuentra es como debía de estar, a lo que estaba destinado.

Además del destino y el castigo, la situación de felicidad a la que está sumido cree que también es locura o incluso ilusión, delirio ya que le resulta irreal o inusual en vista de la mayoría, a la que se refiere en el estribillo de la canción, que se repite dos veces.

El estribillo, además de ser la única parte de la letra que se refiere a una persona ajena al narrador, habla, como he dicho antes, del resto de la gente –no se sabe si de un colectivo en concreto o de la humanidad en general-. Es una advertencia a esta segunda persona, diciendo que estará sola, que los otros han marchado o que simplemente están en “la Machina”. La persona a la que habla el narrador también se puede interpretar como él mismo, convenciéndose de que ha quedado solo, pero a cambio tiene felicidad absoluta, esto justificaría la mención al castigo, delirio y destino, nombrados en el resto de la canción.

“La Machina” podemos interpretarlo como un término inventado para referirse al estado en que se encuentran los otros, que puede ser o bien un sitio físico o más concretamente un estado mental o psicológico, una convicción que siguen los otros, que él ha dejado atrás o en el que nunca ha creído y que por ello ha obtenido la felicidad.

Por esto, puedo afirmar que el tema principal de la canción es la felicidad complementada con la libertad individual. Además, nos indica todo aquello que condiciona la felicidad y las consecuencias personales que conlleva, como son la solitud, el delirio y el castigo. Pero también hace referencia a la naturaleza del individuo, afirmando que su destino o su fin vital es la felicidad, que generalizando obtenemos la afirmación de que el ser humano está destinado a obtener la felicidad pese al resto.

A partir de esta interpretación de la letra se pueden establecer similitudes y referencias a diversos filósofos y sus respectivas teorías, como por ejemplo Friedrich Nietzsche, y de un modo más general John Stuart Mill.

En primer lugar, podemos comparar la letra con la concepción de la felicidad de Nietzsche porque al ir en contra de los que están en “la Machina”, es decir, en contra o a parte del resto del mundo, que en teoría no es feliz realmente, hay un paralelismo con el hecho que Nietzsche cree que no hay que aspirar a conformarse con lo fácil, la paz, el reposo, ya que estos son los mediocres. Además afirma que el dolor y el sufrimiento forman parte de la supervivencia del ser humano, volviendo a coincidir con la letra, cuando cuenta que está pasando por un castigo.

Siguiendo con el mismo filósofo, en la letra podemos observar la separación de los dos tipos de felicidad que por Nietzsche existen; la que obtienen los que están en “la Machina”, y la que tiene el narrador. La felicidad de los primeros, es la referida a la que tienen los mediocres, los que se conforman con una vida libre de preocupaciones y sufrimiento producido por las adversidades y el enfrentamiento al mundo, en contraposición a la felicidad que el narrador describe, que es la obtenida a partir del placer recibido al luchar en contra del mundo y adquirir fuerza vital para llegar a ser él mismo pese al dolor y todas las consecuencias negativas que conlleva enfrentarse al resto.

El hecho de que la solitud juegue también un papel importante en la letra de esta canción hace que la relación que mantiene con el pensamiento de Nietzsche sea más sólido, ya que este proceso de lucha para obtener la felicidad real a través de la superación de obstáculos y adversidades es completamente individual, me refiero a los conceptos de autorealización y la autosuperación, que son los sinónimos de felicidad para Nietzsche.

Una cita de Nietzsche que se adecua a la interpretación del material no filosófico es “El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”1. Aquí encontramos una correspondencia entre el caso omiso que hace el narrador al hecho de estar solo y a las adversidades que le supone “no estar en la Machina” a cambio de ser feliz y lo que apunta la cita “ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.

Para complementar el análisis de la letra de esta canción es necesario mencionar la teoría sobre la importancia de la libertad individual de Stuart Mill, el cual al igual que Nietzsche clamaba por la importancia de la felicidad del ser, aunque de forma distinta.

Mill, en el capítulo IV de Sobre la Libertad se centra en la importancia de que el ser humano individualmente goce de cierta libertad creada , a parte del resto del mundo y así poder fundamentar una sociedad también feliz y satisfecha.

Aunque Mill se centre más en el sentido político o legislativo de la libertad, la relación de la importancia de la individualidad para construir una sociedad justa y así llegar a la felicidad tanto del individuo como de la sociedad como conjunto, la parte en que quería centrarme es en la libertad de pensamiento y discusión, en concreto la posibilidad que creía que existía de interacciones entre opiniones ortodoxas y heréticas.

Esta parte a la que me refiero es la que explica cómo únicamente el hombre puede llegar a la libertad y felicidad individuales, a través de la libertad de expresión, pensamiento y discusión. Existiendo dos tipos de opiniones, la ortodoxa y la herética, la de la mayoría y la minoritaria respectivamente. Aplicándolo a la letra de la canción podemos identificar como existe una discusión indirecta entre el protagonista y el resto del mundo –los que están en “la Machina”-, o una discusión entre el que defiende la opinión herética frente a los que defienden la opinión ortodoxa.

Entre los tres tipos de interacciones entre estas dos opiniones que Mill consideraba; opinión ortodoxa falsa, opinión ortodoxa verdadera y opinión ortodoxa y herética verdaderas, la que se adecua más a la letra de la canción es la primera: opinión ortodoxa falsa, visto desde el punto de vista del narrador –que es el que estamos analizando.

En la canción, el protagonista defiende su propia opinión o manera de actuar y ver las cosas, va en contra de la mayoría, que se rigen por una misma opinión. Este acto de defensa causa al narrador una serie de daños pero consigue la felicidad porque actúa individualmente, tiene libertad y moral individual y la practica sin dañar a los otros. Los que están en “la Machina”, a su turno, reprimen o provocan ciertos daños al protagonista como son la solitud o el castigo, citados en la canción.

El paralelismo entre Mill y la canción es notorio, ya que Mill cree que en el fondo, la idea ortodoxa tiende a reprimir la idea herética o cualquier otra que se oponga a ella o pretenda discutirla, ya que se cree infalible y verdadera ante cualquier otra, hecho que puede extrapolarse a la naturaleza del ser humano; tiende a defender violentamente sus propias ideas u opiniones. Esto es lo que se expresa en la canción, la discusión entre la mayoría y el individuo.

Para explicar el aislamiento o solitud que sufre el protagonista al decir “no volverán, no volverán por ti”, se ve expresado en esta cita de Stuart Mill “La única libertad que merece su nombre es la de perseguir nuestros intereses y beneficios, a nuestra propia manera, siempre y cuando no se trate de privar a los otros de los suyos, ni impedir que hagan esfuerzos para lograrlo. Aquí vemos como la solitud o el aislamiento a la hora de actuar para uno mismo es elemental, como lo es en la canción, ya que tanto por Mill como por el protagonista, llegar a la felicidad y a la libertad individual es una tarea independiente, que supone la renuncia a los otros.

En conclusión, la letra de esta canción se puede interpretar de dos modos distintos, según Stuart Mill y Nietzsche, convergiendo en los aspectos principales analizados.
Nietzsche permite un análisis de la letra des de el punto de vista único del protagonista o narrador en primera persona, el que resulta una aproximación metafórica al Superhombre, en la canción, construye su propio sistema de valores, o sigue su propio camino, su destino que es ser feliz, contradiciendo al resto del mundo, aceptando las adversidades y aprovechándolas a su favor para crecer de manera interior, viendo a los que están en “la Machina” como mediocres.

Con Mill, la interpretación de la letra es desde los dos puntos de vista, desde el narrador, construyendo su propia libertad y felicidad a través de la discusión y el alejamiento de los que están en “la Machina” y a su vez, permite ver este aislamiento como producto de los que están en “la Machina”, puesto que la idea mayoritaria ataca continuamente a la opinión minoritaria.

Es decir que, el camino hacia la felicidad es completamente sujeto a la moral y comportamiento del individuo frente a las adversidades y la discusión de la moral dominante, pero a su vez viene impulsada por el resto del mundo, que produce en él un sentimiento que despierta la fuerza del individuo para conseguir realizar su destino, que aumenta a medida que el resto del mundo le presenta adversidades y le produce daños.

Como última consideración a la interpretación de esta canción, es necesario puntualizar que, como creía Mill, la felicidad no depende únicamente de la racionalidad, hay otros factores.

By Irene Figueras.

http://chamizo.bandcamp.com/track/la-machina

Algunos de mis discos poco conocidos favoritos (1)

The Monks “Blank monk time” (1966)
Más duros y agresivos que cualquier grupo de su época. Su estilo repetitivo y machacón con banjo distorsionado y órgano psicótico, pero con canciones detrás, me fascina. La imagen que tenían era tan rara como su historia (cinco soldados yankees en base alemana que deciden montar un grupo y se visten como monjes y se rapan una coronilla gigante horrible, asesorados por dos artistas visionarios alemanes). Debería estar en el top five de discazos rockeros minimalistas de la historia junto a otros más reconocidos como el “Fun House” de los Stooges o el primero de Suicide.

NRBQ. El 90 % de su discografía. (1967-2013)
Lo reconozco, soy super fanático de NRBQ. ¡Y cada vez más! Pero I’m not the only one, en serio. Debe ser el grupo que mejor ha sabido estar fuera de moda en cada momento de sus más de 40 (!) años de historia, y eso en un mundo como el del pop-rock (cada vez más parecido al frívolo mundo de la moda) se paga caro. Canciones que quieres escuchar una y otra vez, melodías a la altura de los innombrables; carismáticos, divertidos y adictivos como ningún otro grupo. No tengo miedo en declararlos The best unknown band ever.

Jacobites “Robespierre’s Velvet Basement” (1985)
Lo descubrí gracias a Tom Waits, que lo recomendaba en una entrevista. No tienen nada que ver con él o quizás todo. Esas canciones entre pop melancólico y junkie-rock, entre melódicas y desafinadas, son irresistibles al cabo de varias escuchas (sí, varias escuchas, oyente medio de hoy en día que solo escuchas una vez una canción y ya conoces perfectamente a ese grupo y puedes pasar a bajarte el siguiente)

Lyres “Lyres Lyres” (1985)
Portada rosa horrible que no tiene nada que ver con su contenido: un temazo tras otro de garage-rock sesentero en los 80 con un sonido especialmente bueno para la época. Más “propio” que otros discos revivals de la época, es un subidón escucharlo cada vez.

XTC “White music” (1978)
Supongo que todos lo habréis hecho alguna vez: compraros un disco a ciegas, sin tener ni idea de quien es el artista/grupo en cuestión. Me pasó con este, concretamente era un cassette. Y me gustó tanto que quise repetir la experiencia, creyendo en mis poderes especiales para descubrir discazos. Pero claro, no funcionó. “White music” es un disco tan raro como atractivo. Siendo yo teclista, me volvió loco escuchar esos teclados tan histriónicos y divertidos en esas canciones tan adrenalínicas y originales, y me abrió la mente como músico, sin duda. La versión de Dylan/Hendrix es alucinante.

Ultravox! “Ha! Ha! Ha!” (1977)
Los conocí por la misma época que los anteriores y en mi mente siempre los asocio. Igual de originales e histéricos arreglando las canciones. Ese violín desquiciado tan cercano a la viola de John Cale en la Velvet, pero con un estilo muy personal, me atrapó enseguida. Como los XTC, son un subidón de energía.

Herman Brood “Shpritsz” (1978)
Estos dos últimos discos que comento se trata de discos muy relativamente desconocidos, dependiendo totalmente en que país te encuentres. En el caso de Herman Brood, se trata del llamado Rey del Dutch Rock (Rock holandés). Una leyenda rockera en su país pero muy poco conocido fuera de él. “Shpritsz” es quizás su disco más redondo. Personaje muy carismático, una verdadera estrella, un Elvis holandés pasado por el filtro pub-rock-punk de su época. Se suicidó saltando desde lo alto del hotel Hilton de Amsterdam a los 54 años en plena decadencia física tras 30 años de excesos con las drogas más duras.

Charly García. Toda su discografía. (1972-2013)
Otro “Rock’n’Roll junkie” pero que todavía sigue vivo (contra todo pronóstico). Un Dios en Argentina, a la altura de sus mitos futbolísticos. Un genio musical y personaje adictivo y carismático como el que más. Sus grandes canciones son tan grandes como las de cualquier estrella reconocida del pop de la historia que se te ocurra. En un mundo globalizado positivamente estaría en el mismo altar que cualquiera de ellos.

Chamizo “Zanón” 2013

740752_4793163819711_584083451_o“Allá por 2008 escribí a Carlos Zanón un email después de encontrarme con su página web. Le decía que aún me acordaba de las letras tan chulas que hacía en el grupo que compartimos a mediados de los 90, Alicia Golpea. Era un email cortito, un saludo, que casi no envío por timidez. Pero hubo feedback y a partir de ahí reanudamos nuestra relación. Un par de años después surgió la idea de volver a hacer algo juntos y empezó a pasarme las letras (poemas suyos readaptados/revisionados para la ocasión) que hoy forman parte de este CD de cuatro canciones del que estamos orgullosos y esperamos tenga continuación tarde o temprano. Ha sido una de esas experiencias en las que creces creando y conectando con alguien a quien admiras.”

http://chamizo.bandcamp.com/album/zan-n-2013

Santiago Chamizo: Música
Carlos Zanón: Letras
crisdejour: Foto
Irene Figueras: Ilustración y diseño

PD: También se puede comprar (4 e) en la tienda “Ultra-Local Records” en la calle Pujades 113 (Poblenou, Barcelona), dónde también encontraréis el anterior CD de Chamizo “Qué bien que se está” (7 e)